Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

De todas nos librará el Señor

“Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas”. Salmo 24:19.

 

La Biblia dice que el Señor nos librará de todas nuestras angustias. Verdaderamente Que esperanzadora que es la palabra de Dios y que amoroso que es el Señor con nosotros que nos dice que de todas, absolutamente de todas nuestras angustias nos librará. Todos nosotros en muchas maneras estamos pasando por diferentes desafíos, pruebas, tribulaciones, momentos difíciles, desagradables, por muchos y diversos tipos de angustias.

 

Esta es la realidad de hoy que parece no tener salida, que parece aplastarnos como un gigante y que aparentemente esos grandes muros difícilmente sean derribados. Para nosotros estas situaciones son muy difíciles, imposibles. Pero contamos con una ayuda incomparable, y es que tenemos de nuestro lado al Dios todopoderoso creador de los cielos y de la tierra, que abrió el imponente mar rojo, que derribo los muros de Jericó, que derrotó por medio de David al gigante Goliat, que tapo la boca de los leones en el foso para proteger a Daniel, que ha hecho y seguirá haciendo innumerable cantidad de maravillas a favor de los justos y que nos dice:

 

“Cuando cruces las aguas,

yo estaré contigo;

cuando cruces los ríos,

no te cubrirán sus aguas;

cuando camines por el fuego,

no te quemarás ni te abrasarán las llamas”. Isaías 43:2

 

¡Que glorioso que es el Señor y cuan grandes son sus promesas! Y el mismo vive en nuestro corazón.

 

Creo que la parte más grandiosa del texto (sal. 34:19) es cuando dice: “el Señor lo librará de todas ellas”, y si nos ponemos a meditar un momento en esto, encontramos que no hay otra explicación, todas incluye todas, y de las que estamos pasando ahora también nos librará.

 

Y si bien no sabemos con exactitud como nos librará, podemos estar tranquilos que de alguna manera él lo hará, cuando las situaciones nos superan es cuando tenemos que mirarlo a Él y confiar, descansando en que Él hará su parte.

 

Nuestra parte solo consiste en creer que él estará con nosotros siempre. ¿Estas pasando alguna situación que parece no tener salida?, pues bien solo tienes que aplicar la palabra de Dios y creerla. Repite en voz alta: “El Señor me librara de este problema”, porque está escrito y él es fiel.

 

No declaremos derrota, no declaremos palabras llenas de amargura e incredulidad. ¡Declara la palabra!. ¡Créela!, ¿acaso tu padre habría de engañarte? “De toda aflicción te librara el Señor”.

 

Porque también esta escrito que:

 

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13.

 

Nuestro padre es bueno y no permitirá nada más difícil de lo que podamos soportar, solo lo que podamos. Lo que él sabe que con su ayuda venceremos.

 

Esta promesa es nuestra y esta confirmada y asegurada por la obra de Cristo en nosotros. Cristo venció y somos nosotros más que vencedores en él.

 

Simplemente cree lo que Dios dice, es sencillo. Y luego veras la gloria de Dios. Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

 

¡Dios te bendiga en este día!



Ultimos comentarios
  1. Fiorella Acuña

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: