Cervantes y Shakespeare

landscape
Imagen por KenZeyram

(Día Internacional del Libro y Aniversario de la Muerte de Cervantes)

«Todos los años —escribe Amando de Miguel en el diario español Libertad digital—, alrededor del “día del libro” alguien se descuelga con la feliz coincidencia de que Cervantes y Shakespeare fallecieron en la misma fecha. En efecto, esa fecha es el 23 de abril de 1616. En realidad —aclara de Miguel—, es la misma fecha, pero no el mismo día.»

Resulta que «Cervantes muere el 23 de abril de 1616 del calendario que ahora tenemos, que es el gregoriano —explica de Miguel—. Se llama así porque lo reformó en 1582 una comisión pontificia auspiciada por Gregorio XIII. La reforma consistió en adelantar de golpe diez días que se habían “perdido” por los errores del calendario anterior. La reforma, precisa y científica, fue adoptada inmediatamente por España, Italia y Portugal. Inglaterra no la adoptó hasta 1752, cuando el error era ya de once días….

»Así, pues, Shakespeare murió el 23 de abril de 1616, pero ese día era realmente el 3 de mayo. Luego, Cervantes y Shakespeare mueren en el mismo año, pero no en el mismo día. Desde luego —concluye de Miguel—, los dos genios fueron coetáneos. En 1605 se publica el Quijote, pero también Otelo, Macbeth y el Rey Lear1

Por su parte, Bernardo García-Bernalt afirma que «casi con total seguridad, William Shakespeare conoció el Quijote…. Aparte de la fecha de su muerte —comenta García Bernalt—, Shakespeare y Cervantes tienen muchas coincidencias.» Y posteriormente hace la siguiente comparación artística: «Sería difícil encontrar a otros dos autores que hayan sido capaces de inspirar con su obra tanta cantidad de música, y es particularmente llamativa su presencia en el mundo escénico. Más de doscientas óperas se basan en obras de Shakespeare, de las cuales al menos una docena puede incluirse entre los más importantes títulos de la historia de este género…. Sólo el Quijote, a su vez, sirve de libreto para unas ochenta óperas».2

¡Qué tesoros los que legaron Cervantes y Shakespeare a la literatura universal! ¡Y qué afortunados somos los que hemos tenido la dicha de disfrutar de sus obras! A propósito de tales obras literarias, Cervantes, con la sabiduría que lo distinguía, reconoce en boca de don Quijote que, si bien las letras humanas tienen el fin de «poner en su punto la justicia distributiva y dar a cada uno lo que es suyo», las letras divinas «tienen por blanco llevar y encaminar las almas al cielo, que a un fin tan sin fin como éste ningún otro se le puede igualar.»3

Por lo tanto, cada año que celebremos el Día Internacional del Libro, recordemos lo que dice Cervantes en el Quijote, la obra cumbre de la literatura universal, acerca del valor eterno que tiene la Biblia, incomparable fuente de las letras divinas.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1Amando de Miguel, «Cervantes y Shakespeare», Libertad digital, Opinión, Errores y erratas <http://www.libertaddigital.es/php3/opi_desa.php3?cpn=9153> En línea 19 diciembre 2005.
2Bernardo García‑Bernalt, «Cervantes y Shakespeare: un encuentro en la música» <http://www.usal.es/gabinete/comunicacion/comentario.pdf> En línea 19 diciembre 2005.
3Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha (Edición del IV Centenario, Real Academia Española, 2004), 1a. parte, Cap. 37, p. 392.

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *