«El primer mestizo chileno»

(Víspera del Día de San Juan Bautista)

«Entre los escasos soldados que vendrían con nosotros a Chile se contaba Juan Gómez, un apuesto y valeroso joven oficial, sobrino del difunto Diego de Almagro. Un día se presentó en mi casa con su gorra de terciopelo en la mano… y me confesó su relación con una princesa inca, bautizada con el nombre de Cecilia.

»—Nos amamos mucho, doña Inés. No podemos separarnos. Cecilia quiere venir conmigo a Chile —me dijo.

»—¡Pues que venga!

»—No creo que don Pedro de Valdivia lo permita, porque Cecilia está preñada —balbuceó el joven….

»—¿De cuántos meses está la preñez?

»—Más o menos tres o cuatro….

»—Está bien, don Juan…. Veré cómo y cuándo se lo anuncio al capitán general Valdivia….

»Cecilia resistió la travesía del desierto, en parte montada en su mula y en parte cargada en una hamaca por sus servidores…. Juan Gómez cedía su ración de agua a su mujer, iba a pie para prestarle su caballo cuando a ella se le accidentó la mula, y ponía el pecho para protegerla en los ataques de los indios…. Su hijo fue el primer niño nacido en Chile….

»El parto… fue largo y difícil porque la criatura estaba volteada en el vientre. Si un niño sobrevive a ese tipo de nacimiento, dicen las comadres que será afortunado…. Salió morado, pero sano y gritón. Fue muy buen augurio que el primer mestizo chileno naciera de pie….

»—Se llamará Pedro, en honor a nuestro gobernador —anunció Gómez entre sollozos….

»A Cecilia la tratamos primero con infusión de hojas de huella… y luego… con un licor preparado con raíces de oreja de zorro, receta chilena que… dio pronto resultado….

»Lo malo fue que con tantas yerbas curativas a Cecilia se le cortó la leche, así es que el pequeño Pedro Gómez se crió con leche de llama….»1

Este relato del nacimiento del primer mestizo chileno en la novela histórica Inés del alma mía de la renombrada escritora chilena Isabel Allende nos recuerda el extraordinario nacimiento de Juan el Bautista. Es que así como, con relación a su primer hijo, el oficial Juan Gómez y la princesa Cecilia experimentaron un embarazo y un parto difícil, el sacerdote Zacarías y su esposa Elisabet tuvieron un embarazo y un parto milagroso debido a que Zacarías ya era anciano y Elisabet era estéril y también de edad avanzada. Y así como el nombre Juan es el propio que Juan Gómez bien pudo haberle puesto a su primogénito, pero lo llamó Pedro en honor del conquistador de Chile, según lo narra la amante de don Pedro de Valdivia, doña Inés Suárez, también el nombre Zacarías es el propio que algunos supusieron que éste le pondría al primogénito suyo, pero lo llamó Juan, tal y como se lo había ordenado el ángel Gabriel.2 Pues el nombre Juan, de origen hebreo, significa: «El Señor ha mostrado misericordia».

Por eso Zacarías, quien durante el embarazo de su esposa había quedado mudo, luego del parto profetizó acerca de Juan el Bautista: «Tú, hijito mío,… irás delante del Señor para prepararle el camino. Darás a conocer a su pueblo la salvación mediante el perdón de sus pecados, gracias a la entrañable misericordia de nuestro Dios.»3

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1Isabel Allende, Inés del alma mía (New York: HarperCollins, 2006), pp. 133-35, 165-67.
2Lc 1:5-66
3Lc 1:76-78

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *