«Me miente y se burla de mí»

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«Hace dos años me separé de mi compañera sentimental. Tuvimos dos hijos. Yo aún la amo, pero ella todo el tiempo me miente y su mamá la apoya…. Sólo están pendientes de lo que me toca dar económicamente. Ella sabe que la amo, y por eso se burla de mí. Pero cuando está enferma, me llama y yo voy. Arriesgo mi trabajo por auxiliarla. Pero una vez que se siente bien, me rechaza. Yo la amo mucho y a mis hijos, así que no sé qué hacer.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:

»Sentimos mucho lo que le ha pasado a usted como también a sus hijos, a quienes les toca vivir sin tener en casa a su padre. Lamentablemente usted está sufriendo las consecuencias de sus decisiones imprudentes.

»Fue muy imprudente cederle todo el control a una mujer que ahora lo trata de ese modo. Todo comenzó a ocurrir cuando decidió tener relaciones sexuales con ella sin estar casados. Sin duda usted no se dio cuenta entonces de lo que estaba pasando, pero ahora las consecuencias son muy evidentes.

»La situación que describe demuestra que ella está manipulándolos a usted y a sus hijos. Cuando ella lo llama, acude a ayudarla. Usted está actuando como un títere, y ella está manejando las cuerdas. ¿Hasta cuándo va a permitir que ella tome todas las decisiones?

»Le recomendamos que aproveche el sistema judicial de su país para solicitar un plan de visitas formales con sus hijos. Asegúrese de pasar el mayor tiempo posible con ellos. Necesitan que su padre forme parte de su vida. No hable con ellos acerca de la mamá y no se valga de las visitas para tratar de acercarse a ella.

»Concéntrese en lo que sus hijos necesitan de parte de usted. Cultive una relación estrecha con cada uno de ellos. Acepte el hecho de que la madre no lo ama, sino que se aprovechará de usted siempre y cuando se lo permita. Esté listo para acudir en auxilio de sus hijos, pero no acuda en auxilio de ella. Si lo llama cuando está enferma, dígale que usted puede recoger a los hijos para que ella pueda recuperarse, pero no invierta nada de tiempo ayudándola con otras cosas. Reconozca que ella le ha perdido todo el respeto y que el amor que una vez pudo haberle tenido ya no existe.

»Su Padre celestial lo ama a pesar de las malas decisiones que usted ha tomado. Él quiere perdonarlo y darle una vida mejor. Su Hijo Jesucristo murió en la cruz para que esos pecados suyos pudieran ser perdonados. Pídale en oración que lo perdone y que le dé las fuerzas para reponerse de ese quebranto del corazón. Busque una iglesia donde los asistentes aman a Dios y viven conforme a sus principios divinos. Y lleve consigo a sus hijos. ¡Usted puede controlar su propio futuro!»

Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. Este caso y este consejo pueden leerse e imprimirse si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 465.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *