«Mi madre no tolera a mi esposo»

En este mensaje tratamos el caso de una mujer que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que a pesar de que nunca antes se lo había contado a nadie, nos autorizó a que la citáramos, como sigue:

«Soy única hija. Mi padre murió hace siete años, y en la actualidad vivo con mi madre, mi esposo y mis dos hijos mayores de edad.

»El problema que tengo es que desde que me casé, hace veintidós años, mi madre no tolera a mi esposo, y siempre ha querido controlar todo lo que yo hago o hacen mis hijos. En la casa no se puede hacer algo sin que ella lo autorice, e incluso desde que murió mi padre ha sido peor porque yo no puedo llevar una vida normal de matrimonio…. Tengo que dormir todas las noches en el mismo cuarto de ella, porque siempre piensa que le puede pasar algo….»

Este es el consejo que le dimos:

«Querida amiga:

»¡Usted se encuentra en una encrucijada entre dos principios bíblicos! Está tratando de cumplir el mandamiento que dice que debe honrar a su madre,1 y a la vez tratando de seguir las instrucciones específicas de Dios que dicen que debe dejar a su padre y a su madre y unirse a su cónyuge, de modo que los dos se fundan en un solo ser.2 Cuando su madre exige tanto de usted, al extremo de insistir en que usted se quede con ella hasta para dormir, es como si ella la estuviera obligando a usted a desobedecer a Dios de todos modos. Si no la complace, usted piensa que no la está honrando. Y si usted no hace lo que quiere su esposo, no está siguiendo las instrucciones de Dios en cuanto al matrimonio. ¡Con razón que nos está pidiendo consejo!…

»Es posible que haya sido por razones económicas que, después de casarse, se quedara usted viviendo en la casa de sus padres, o tal vez lo hiciera porque quería cuidarlos. Pero según nos lo ha descrito, esto no ha tenido un resultado favorable para nadie en su familia. Todos ustedes se han convertido en rehenes de su mamá y de sus exigencias y expectativas poco realistas. ¡Para honrarla, no es necesario que usted viva con ella, ni que toda su familia tenga que someterse a sus caprichos, ni mucho menos que usted se vea obligada a dormir en la habitación con ella y no con su esposo!

»El amor que usted le tiene a su mamá y su deseo de cuidarla la han llevado a tomar algunas decisiones imprudentes. Menos mal que no es demasiado tarde para arreglar la situación. Es muy importante que usted y su esposo se muden a un lugar que escojan ustedes dos, donde sólo usted y su esposo tomen las decisiones y nadie tenga que recibir la aprobación de su mamá. Ya es hora de que usted «deje» a su madre, tal como la Biblia claramente dice que debe hacerlo.3

»A su mamá no le gustará esa decisión. Es probable que ella arme tremendo alboroto…. Ella dirá todo lo que se le ocurra para hacer que usted se sienta culpable y que se arrepienta de su decisión…. Pero ¡manténgase firme! Sea respetuosa con ella al contestarle. No diga nada que tenga que lamentar más tarde. Llámela por teléfono todos los días, aun cuando ella sólo tenga cosas malas que decirle a usted. Visítela con frecuencia (pero no obligue a su esposo a que la acompañe). Así es como debe honrarla….

»¡Apresúrese! ¡Esto lo debió haber hecho hace veintidós años!

»Carlos Rey y su esposa Linda.»

El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 20».

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1 Éx 20:12
2 Gn 2:24
3 Ibíd.

Un Mensaje a la Conciencia

Comparte:
Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *