«Quizá demasiado tarde»

landscape
Imagen por NancyFry

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«… En el año 2001 un colega me invitó a visitar un tragamonedas…, me sugirió que sólo colocara una moneda y, en efecto, lo hice y… a la segunda jugada me salió el premio mayor…. [Eso fue suficiente] para iniciarme en ese vicio.

»He [perdido] todo, absolutamente todo lo que con esfuerzo acumulé, incluso mi casa, y he contraído deudas [inmensas] que ahora han traído serios problemas a mi vida…. Me sobrecoge la pena el pensar en que mis cuatro hijos ahora ni siquiera tienen qué comer.

»He dejado este vicio, y reflexiono acerca de mi maldad quizá demasiado tarde; pero ahora estoy tratando de salir adelante. Digo “tratando”, porque lo que trabajo es sólo para pagar deudas, pagar alquiler de casa y para la comida. Muchas veces falta, y es donde me remuerde la conciencia y me refugio en orar y pedir perdón a Dios.

»… Necesito verdaderamente encontrar a Dios.»

Este es el consejo que le dimos:

«Estimado amigo:

»¡Qué bueno que usted ya haya logrado dejar el juego de azar! Lo felicitamos.

»Su caso demuestra por qué es tan peligroso el juego de azar. Algunos piensan que es divertido apostar dinero con tal que sean pocas cantidades, pero no se dan cuenta de que es como jugar con fuego. Es imposible saber quién, a la postre, se enviciará y se hará mucho daño a sí mismo y dañará a sus seres queridos….

»Los que se envician a sustancias y a hábitos destructivos caen en un pozo muy profundo. No hay ninguna fórmula mágica para salir de ese pozo…. Simplemente tienen que reconocer que necesitan ayuda y hacer el esfuerzo de subir un poco más día tras día, sin nunca darse por vencidos…. [Así que] siga adelante y no se desanime.

»Usted dice que le remuerde la conciencia por el daño que le ha causado a su familia. Y dice que le ha pedido perdón a Dios. Muchos de los que tienen cargos de conciencia le ruegan a Dios que los perdone y le prometen que se conducirán mejor en el futuro. Entonces ¿por qué no desaparecen los cargos de conciencia? Usted le dio respuesta a esa pregunta cuando dijo: “Necesito verdaderamente encontrar a Dios.”

»Encontrar a Dios no es lo mismo que gritarle desde lejos…. Muchos claman a Dios cuando necesitan algo, cuando sufren o cuando se sienten culpables…. El apóstol Juan nos da a entender que podemos alegar que somos amigos de Dios, pero que si no cultivamos una genuina relación con Él, estamos mintiendo. Y es en el contexto de esa relación personal que Dios, con todo gusto, nos perdonará y nos quitará esos cargos de conciencia.1

»De modo que sí debe pedirle a Dios que lo perdone. Pero luego lea la Biblia para ver qué le dice Él a modo de respuesta. Busque una iglesia donde se esmeran en enseñar la Biblia, a fin de aprender más acerca de lo que Dios espera de usted. Al acercársele a Él con toda sinceridad, y no sólo porque usted necesita algo, Él lo acompañará en su vida diaria y lo ayudará a medida que usted se esfuerza por salir de lo profundo de ese hoyo en que se encuentra. Él le dará nuevas fuerzas y renovada esperanza para el futuro.

»Le deseamos lo mejor,

»Carlos Rey y su esposa Linda.»

El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 18».

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1 1 Jn 1:6‑9

Un Mensaje a la Conciencia

Comparte:
Palabras claves:, ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *