«Yo no merecía todo lo malo que me sucedió»

landscape
Imagen por johnhophotography/Malaysia wedding photographer

En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos:

«Me casé a los veintiún años con un hombre muy especial… [pero] dos meses después [del nacimiento de] mi segundo hijo mi esposo murió por un cáncer…. Tuve que dejar todo [mi trabajo y mis actividades] para dedicarme a mis hijos….

»Hace un año volví a casarme, y mis hijos aman a mi nuevo esposo…. [Pero yo] lucho con pensamientos muy fuertes de tristeza, ya que pienso que no merecía todo lo malo que me sucedió…. Siento que no fue mi culpa lo que pasó y que he tratado de dar lo mejor…. Mi nuevo esposo es un buen hombre que no se merece que la mayoría del tiempo yo, en mi mente, me repita que todo era mejor antes. ¡Necesito ayuda!»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimada amiga:

»¡Cuánto sentimos la pérdida que ha sufrido! De repente perdió a su esposo, al padre de sus hijos y una parte de su identidad propia. Con razón que lucha con pensamientos de tristeza. Si no ha pasado suficiente tiempo desde la muerte de su primer esposo, entonces con mayor razón la pena y la tristeza que usted siente son de esperarse.

»Es interesante que menciona lo que usted no merece y lo que su nuevo esposo no merece. Cuando empleamos la palabra “merece”, es como si estuviéramos resolviendo una fórmula matemática. Con eso estamos diciendo algo parecido a: “Dos y dos tienen que ser cuatro.” O en el caso suyo: “Yo he hecho lo correcto, así que merezco un buen resultado”, o: “Mi nuevo esposo está haciendo las cosas debidas, así que él merece un buen resultado.”

»Lamentablemente, la vida no resulta como en las fórmulas matemáticas. Hay personas en todo el mundo que no reciben lo que merecen, y que sí reciben cosas que no merecen, tales como la pobreza, la enfermedad y la guerra…. Las víctimas de abuso físico y sexual nunca merecen tener que sufrir esa agresión. Los accidentes aéreos, los incendios, los huracanes y los tornados dejan como víctimas a personas que no merecían sufrir tal desgracia….

»¡Qué irónico que el mejor ejemplo de una persona que haya recibido lo contrario a lo que merecía sea Jesucristo, el Hijo de Dios mismo! Siendo la mejor persona que jamás haya vivido y la única que jamás pecó, Él merecía, en definitiva, una vida larga y feliz, y sin embargo, como sabemos, eso no fue lo que sucedió. Al contrario, lo mataron en una cruz, a pesar de que no hizo nada para merecer semejante destino.

»Todos los demás sí hemos pecado, así que somos nosotros los que merecemos el castigo por nuestros pecados. Pero debido a que Jesucristo murió en nuestro lugar, podemos recibir lo que no merecemos: la vida plena y eterna….»

Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 610.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *