VELAD Y ORAD

p0318118.JPG 

Oramos a nuestro Dios, y para defendernos montamos guardia contra ellos de día y de noche.

 

Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resistidle firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

¿Y por qué me llamáis: “Señor, Señor”, y no hacéis lo que yo digo?

Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos.

¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que se pongan en marcha.

Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.

   

Neh. 4:9   Mt. 26:41   Col. 4:2   I P5:7-9   Lc.  6:46   Stg. 1:22   Ex. 14:15   Fil. 4:6,7

Comparte:


Ultimos comentarios
  1. alan
  2. María
  3. María

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *