Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Claves para una vida sabia

Pastor Sahir Akel

Proverbios 4:7-8 (PDT) dice: “El primer paso para ser sabio es tomar la decisión de adquirir sabiduría. Así que usa todo lo que tengas para obtener sabiduría y la conseguirás. Ama la sabiduría y ella te engrandecerá; haz que ella sea lo más importante y te dará honor…”

Quiero hacerles dos preguntas: ¿Cuánto tiempo dedico a adquirir sabiduría? ¿Cuánto dinero invierto para adquirir sabiduría?

Tome esta palabra: Los ignorantes no gobiernan.

Mateo 6:10 cuando expresa “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra…”

Está hablando de un sistema de vida. Está marcando una Voluntad eterna de modificar una conducta equivocada.

Sabiduría te permite tomar el sistema establecido en el Reino, y llevarlo a cabo en la tierra.

Porque la iglesia carece de poder, de influencia, de impacto, porque tiene el poder, pero no sabe caminar en sabiduría.

¿Cuál es la voluntad de Dios? Simplemente esta, “como en el cielo, así también en la tierra…”

Sabiduría te hace recuperar la identidad de hijo. Eso desata todos los derechos de hijo.

Recuperar la identidad te acerca a las personas correctas

Una persona que quiere llegar a algo importante, debe observar con quien se relaciona.

Gran parte de nuestra vida está basada en las personas que se nos acercan, esto es, de cada persona que nos relacionamos algo adquirimos. Cuando le pedimos sabiduría a Dios para la vida. De cada persona tomaremos lo que nos sirva para edificar y construir lo que Dios nos envió.

Debemos invertir tiempo en adquirir sabiduría y al cabo de los años, nos sorprenderemos de lo eficaz que será nuestra vida.

Diferencia entre Experiencia y Sabiduría

Lo primero que debo entender que la experiencia en el Reino de los cielos, no tiene el peso que si tiene la Sabiduría.

Que importante es comprender esto, porque mucha gente hoy quiere gobernar cosas de connotación espiritual, con experiencias naturales y esto es imposible.

La experiencia no te da autoridad para gobernar, la sabiduría Sí. ¿Por qué? Porque la experiencia la adquiero en la tierra, la sabiduría la traigo desde la eternidad.

Proverbios 8:22-23 (PDT) dice “Yo fui (sabiduría) lo primero que hizo el Señor, hace mucho tiempo antes del comienzo de todo. Yo fui creada en la antigüedad más lejana, fui creada primero, antes que el mundo.”

Al reconectarme con Dios, me reconecto a lo primero que fue creado, a la sabiduría. Es por esto, que experiencia es una fuente limitada, sabiduría es una fuente inagotable, porque Dios por medio de ella crea cosas que con el tiempo te hacen diferentes a los demás.

La experiencia no te hace sabio, te sirve para no cometer ciertos errores, para dar algunos buenos consejos, pero eso no significa que seas sabio.

Experiencia sig.: Conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias o situaciones vividas.

Sabiduría.: Grado más alto del conocimiento

Dios no espera en tus experiencias para que aprendas, Dios ya te gesto con un grado más alto de conocimiento.

Es por esto que sabiduría no se adquiere con estudios. Estudios te dan conocimiento sobre lo que se estudia, sabiduría te da conocimiento de cómo vivir y como conocer la voluntad de Dios.

Sabiduría te otorga una mentalidad de multiplicación, pero a su vez establece el fruto logrado

Dice la Biblia en Eclesiastés 11:6 “Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y lo otro es igualmente bueno.”

Salomón es claro, no detengas tu mano. Cuando detenemos nuestra mano, cuando dentemos nuestro caminar, la obra grandiosa de Dios se detiene sobre nosotros.

Nunca Dios pensó en darnos poco. Nunca Dios pensó darnos lo suficiente para vivir. Nunca Dios pensó en darnos lo justo, siempre Dios ha dado demás, siempre Dios ha dado abundancia, por eso quiero enseñarte esto: “Dios no pone límites a tu fe, yo los pongo. Si yo libero la fe, Dios libera su mano…”

Observemos la mentalidad de avance de Dios

Eclesiastés 11:5 “Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas.”

Dios no quiere que comprendas todo, Dios quiere que le creas, porque hay cosas que vendrán de una forma lógica, pero hay otras que vendrán de una manera sobrenatural, de una manera totalmente irracional. Donde la mente del hombre no llega, la mente del Señor se manifiesta.

El éxito no viene de una manera mágica, el éxito es el resultado de creerle a Dios y de determinarnos a trabajar para que las cosas cambien para mejor.

Cinco claves sabias para ser más eficaces con los demás

1-Cada persona tiene su propio modelo (pensamiento) del mundo y su propia manera de manifestarlo:
Es importante comprender que cada persona ve las cosas de una manera diferente. Según como veamos las cosas, las vamos a manifestar.

2-Debemos ponernos en los zapatos del otro:
Cuando nos ponemos en el lugar del otro podemos percibir como la persona siente y piensa. Muchas situaciones incomprensibles se aclaran cuando nos ponemos en el lugar del otro.

3-Cada persona hace lo mejor que puede en cada circunstancia:
No esperes que las personas que te rodean reaccionen como vos esperas, cada uno tiene una personalidad y debemos saberlo. A veces no es que son mediocres, a veces es lo mejor que pueden dar.

4-La claridad en los objetivos te ayudará a ayudar a los demás: La gente sigue a gente que tiene claro a donde va.



Ultimos comentarios
  1. Amel
  2. leonel costa rica

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: